Panamá es un lugar excepcional

El istmo de Panamá está ubicado en el centro del continente, una posición geográfica que le ha convertido en histórico lugar de tránsito y centro logístico de América. La vocación de tránsito del istmo de Panamá definió también la construcción de la “Octava Maravilla del Mundo”: El canal de Panamá. Inaugurado en 1914, ha sido recientemente ampliado y reconvertido, después de 102 años de funcionamiento ininterrumpido. El país logístico se complementa con un centro bancario y de negocios, y con una infraestructura diseñada para atender a los visitantes que vienen a disfrutar de otros grandes atractivos.

El Istmo es rico en historia. Sus visitantes podrán recorrer las ruinas de la ciudad, fundada en 1519 por Pedrarias Dávila y destruida por el ataque del pirata Henry Morgan en 1671. La ciudad fue reconstruida poco después en un sitio más seguro En el Casco Antiguo, comunidad donde fue trasladada la ciudad para crecer y convertirse en la capital cosmopolita que es hoy.

La biodiversidad del territorio panameño es conocida mundialmente. Con una gran variedad de flora y fauna, es un paraíso para los ecologistas. Y esta cualidad no es una casualidad. El surgimiento del istmo dio paso a un sinfín de cambios en el planeta. Así lo muestra con detalles las exhibiciones del Museo de la Biodiversidad, mejoro conocido como el Biomuseo, cuyo edificio fue diseñado por el mundialmente conocido arquitecto Frank Gehry.

Pero la Panamá de hoy tiene mucho más que ofrecer. En las calles y barrios de la moderna ciudad se puede disfrutar de exquisitas comidas, excitante vida nocturna y de compras en las tiendas de las marcas más famosas del mundo, con todas las comodidades que se esperan de un centro de negocios y turismo.